Descubre qué se necesita y con qué cuentas... para abordar los nuevos desafíos.

Aug 27, 2021

 

Este camino de más de una década de investigación y de pasión por compartir conocimiento me ha permitido ver cómo aprendemos los adultos; cómo apropiamos, cuando generamos barreras, en qué momentos el ego nos juega malas pasadas y nos hace pensar que lo tenemos todo bajo control, cuando en realidad nos falta mucho por entender.


Veo cómo, en el mejor de los sentidos, las organizaciones exigen líderes y equipos con las cualidades de la plastilina, flexibles, moldeables, adaptables a diversas formas y situaciones, pero además de las características de esta masa que a [email protected] nos conectaba por horas en la infancia nos exige INTELIGENCIA y MEMORIA.

 


La primera es esa capacidad para tener clara la forma que se debe adoptar en cada momento, y la segunda nos permite recordar lo que ha funcionado en el pasado y los errores cometidos para evitar repetirlos.

Y lo más apasionante es ver que nunca, en los más de 3650 día dedicados a la ConCiencia de Comunicación, he tenido una conversación ni medianamente parecida a otra.

 

Comparto con millones de universos y situaciones, que durante las 12 horas de mi día laboral me exigen estar en modo esponja, recibiendo todo tipo de conocimiento y experiencias para construir en conjunto la mejor ruta y también ver que cada vez se necesitan más herramientas para ayudar a otros a aprender y a tener disposición ante los nuevos conocimientos.


Por esta razón y entendiendo que nuestra realidad no para, no es estática, que hoy las estructuras empresariales no son las mismas, que los espacios comerciales en 365 días han tenido toda una transformación y ni hablar de las dinámicas sociales, quiero destinar este espacio a revisar algunos de los aspectos que se deben cuidar tanto si tenemos la labor de enseñar como si lo que buscamos es aprender.

 

 En esta oportunidad vamos a hablar de la capacidad o mejor exigencia de absorber, apropiar o entregar conocimiento para ser realmente competitivos, un aspecto que me gusta abordar desde el campo de investigación de la habilidad comunicativa, porque me permite ver una serie de cualidades que pesan bastante al momento de afrontar situaciones de cambio que requieren nuevos conocimientos.

 

La primera, y podría decir que mi favorita, es la VULNERABILIDAD, la posibilidad de reconocer que no lo sabemos todo, que existen otras personas que tienen más conocimiento que nosotros, la capacidad de escuchar sin frenos y sin juicios para encontrar en cada persona nuevas ideas, experiencias y opiniones.


Esta característica incluye:

- Adoptar postura de aprendiz

- Encontrar en el error la posibilidad de solución y de crecimiento y en la transparencia la herramienta más potente de relacionamiento

Todo esto para hacer contrapeso al ego y a la soberbia que suelen jugar muy malas pasadas.

 

Es necesario también tener la capacidad de ACTUAR para emplear lo que aprendemos con coherencia y seguimiento, lo que significa hacer el duro trabajo de integrar la nueva información en nuestras vidas para que forme parte de nosotros y marque la diferencia.

Al principio, de la creación de Think & Talk yo pensaba que mi trabajo era enseñar y el de mis clientes aprender. Pero no es así en absoluto. El verdadero trabajo de quien busca transmitir y crear conocimiento conjunto es ayudar a la otra persona a convertirse en un experto.

 

Y la única forma en que se puede conseguir esto es haciendo que la experiencia de aprendizaje sea "viva". Este tipo de intercambio es la esencia del proceso de enseñanza/aprendizaje. También es lo que hace que la transacción sea "auténtica."

 

Sin duda, el mejor maestro que he tenido es el recuerdo de mi propio padre, su ausencia me enseñó más sobre la vida que la mayoría de estudios, investigaciones y libros que he abordado. Y una de las cosas que me entregó (y que aún hoy utilizo) es la capacidad de ver que "No siempre voy a saber solucionar algo, pero tengo lo que se requiere para averiguarlo hasta dominarlo".

 

 

Definitivamente estas personas que aprenden con más facilidad, no solo no castigan el error, sino que consideran que ES SALUDABLE EQUIVOCARSE y orientar a otros cuando lo hacen ayudándoles a ver en qué se están equivocando y le ayudan corregir el camino para llegar al objetivo.

 Nota: Los óvalos muestran variables. Para mayor claridad, no se muestran los indicadores (ítems) de todas las variables. Las estadísticas son coeficientes estandarizados.   * p <.05, ** p <.01

 


Otra cosa que me gustaría destacar es la siguiente, saben que NO TIENEN QUE HACER TODO SOLOS, tienen claro que hay mucha ayuda disponible hoy en día, estamos en una era en donde la mayoría de los conocedores están encantados de compartir su experiencia.

 

Es el momento de hacer la pregunta precisas ¿Qué tipo de crecimiento y desarrollo de capacidades estás estimulando en ti y en tus equipos? y ajustando unas palabras de un muy buen amigo de la casa ¿Qué necesitas hacer para vivir en actitud de eterno aprendiz?

 

Un abrazo y espero que disfrutes, comentes y compartas.

Paula 

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! 

Si no sabes aún por qué tu comunicación no da el resultado que esperas, regístrate ahora a nuestro boletín mensual para recibir herramientas y datos que te permitirán transformar tu #ConcienciadeComunicación